Click acá para ir directamente al contenido
Usted está en:
Lunes 30 de agosto de 2021

Especial 173° Aniversario

Sorteando la tormenta perfecta

Fieles a su vocación, la Autoridad Marítima Nacional dispuso una amplia gama de acciones y medidas para mantener sus servicios y así garantizar la continuidad de las actividades marítimo portuarias


Imprimir artículo A- A+

“La actividad marítima no se detiene, nosotros tampoco” ha sido el lema con que Directemar ha refrendado su compromiso con garantizar la continuidad de las actividades marítimo portuarias, durante el periodo de pandemia en el territorio nacional, teniendo presente el valor estratégico o esencial del sector para el desarrollo económico del país.

En este sentido, y avanzando en el concepto de “Gobierno Digital”, Directemar amplió sus servicios online, para contribuir a mejorar el servicio a los Usuarios Marítimos producto de los efectos de la pandemia y que prontamente serán potenciados con la puesta en servicio de la Capitanía de Puerto Digital.

Servicios a distancia como INTERMAR, el Sistema Integrado de Atención a la Nave (SIAN), TELEMAR, el Libro de Constancias Marítimas y la emisión de Certificados Online gratuitos para los usuarios marítimos, han permitido dar continuidad al desarrollo normal de las actividades productivas.

La implementación y entrega del Salvoconducto Marítimo y del Permiso de Tránsito para la pesca artesanal han sido altamente valorados por los usuarios marítimos, pues les permite mantener la normalidad (en la medida de lo posible) de las actividades productivas, particularmente en las cuarentenas y horarios de toque de queda dispuestos por el Gobierno.

Por otra parte, el Centro de Control Naval del Tráfico Marítimo (CENCONATRAM), como centro de control, alerta y respuesta estableció un procedimiento para el monitoreo y detección de naves con probabilidad de contagio el que consideró principalmente el seguimiento y monitoreo de las naves que zarparon desde países donde el virus se encontraba activo.

A modo de ejemplo, la resolución exenta N.º 183 de fecha 17 de marzo de 2020, del Ministerio de Salud, dispuso que las personas que ingresaran al país desde Irán, China, Alemania, Francia, España, Corea del Sur, Italia, Japón, Argentina, Bolivia y Perú debían cumplir con medidas de aislamiento de 14 días.

A contar de esa fecha, y empleando herramientas de la doctrina NCAGS, se comenzó un exhaustivo control y monitoreo clasificando como naves de interés “VOI” (Vessel Of Interest) en el ámbito “safety” a todas las naves que hubiesen zarpado de puertos correspondientes a las naciones antes señaladas y que tenían por destino algún puerto nacional, desde su respectivo ingreso al área de Búsqueda y Salvamento bajo responsabilidad de nuestro país.

Desde el 2 de junio de 2020, habiéndose propagado el virus alrededor del mundo, y por requerimiento del Ministerio de Salud, se amplió el monitoreo, seguimiento y reporte de las naves que tenían menos de 14 días de navegación previo al arribo a algún puerto nacional, independiente de su puerto de origen.

Una vez cerrada las fronteras, por efecto de la pandemia, además de lo descrito, se centraron los esfuerzos en el monitoreo de las naves de pasaje a las que se les prohibió la recalada en todos los puertos chilenos, clasificando 24 cruceros durante su tránsito por nuestra área de responsabilidad.

Durante el año 2020, empleando las distintas herramientas y aplicaciones que permitieron un sistema de guardia 24/7, se logró tener una visión de la situación nacional para contribuir a tener un panorama común a nivel latinoamericano, estableciéndose un protocolo en el cual se efectúa intercambio de información en el caso de detectar el zarpe o navegación de una nave con tripulación y/o pasajeros contagiados, desde o hacia nuestro territorio nacional.

El compromiso con el resguardo de las condiciones sanitarias y con la actividad marítima se refrenda en dos casos ocurridos recientemente en nuestras costas. El primero involucró al capitán del buque tanque ruso Olaf, quien fue considerado contacto estrecho por el Servicio de Salud de la variante Delta, debido a que un pasajero del vuelo efectuado desde Rusia se encontraba contagiado. Tras el periodo de observación, la nave mercante pudo continuar con su navegación cumpliendo con los parámetros de seguridad sanitaria.

El segundo caso involucró a parte de la tripulación del buque car carrier “Firmament Ace” cuya dotación es de nacionalidad filipina. Tras constatarse la presencia de personal con Covid-19 la Seremi de Salud de Los Lagos, junto a la Autoridad Marítima de Puerto Montt y la empresa Ultramar coordinaron las acciones que permitieron el recambio de la dotación y el traslado de los tripulantes hasta residencias sanitarias en la ciudad de Puerto Montt, para su observación y atención médica.

De esta manera, la Autoridad Marítima Nacional reitera su compromiso de velar por la seguridad de la vida humana en el mar, manteniendo el estricto cumplimiento de los protocolos establecidos por las Autoridades Sanitarias competentes, garantizando el mantenimiento de las actividades marítimo portuarias esenciales para el país.

Tags:

Relacionados